Mar del Plata vivió ayer la primera jornada de la prueba piloto de apertura de comercios

Mar del Plata: El Municipio de General Pueyrredón realizará este fin de semana una "prueba piloto" en Mar del Plata, en la cual se permitirá la apertura de todos los comercios minoristas y peluquerías con las respectivas medidas de seguridad y salud, en el marco del aislamiento social obligatorio por la pandemia de coronaviru

La Ciudad de Mar del Plata vivió ayer la primera jornada de su prueba piloto para reabrir la actividad comercial que, bajo estrictas medidas de seguridad e higiene, realiza este fin de semana, dentro del aislamiento social obligatorio por la pandemia de coronavirus.


Cientos de comercios minoristas y peluquerías de las calles Carlos Tejedor, Avenida Constitución, Juan B. Justo, Alem, Peatonal San Martín, calle Rivadavia, Punta Mogotes, el Puerto, Güemes y San Juan volvieron a abrir sus puertas.

Desde horas tempranas, las calles San Juan y Güemes, las principales de la actividad comercial marplatense, permanecerán peatonalizadas durante todo este fin de semana bajo los controles de personal de tránsito del Municipio de General Pueyrredón.

Los clientes que concurran a los comercios deben respetar el distanciamiento social de un metro y medio, usar barbijos o tapaboca y, previo a ingresar al local, limpiar su calzado y colocarse alcohol en las manos antes de ser atendidos.

En tanto, las peluquerías comenzaron a atender a los clientes con turnos previamente obtenidos ya sea vía telefónica o por medio de mensajes de internet o whatsapp.

En diálogo con Télam, el intendente Guillermo Montenegro agradeció «el respeto y la responsabilidad de todos los comerciantes y de cada vecino en esta primera jornada de la prueba piloto, vimos que lo tomaron con mucha seriedad, como lo hicieron hasta ahora».

«Ese comportamiento fue el que nos permitió tener la situación epidemiológica actual, y nos habilitó a tomar esta decisión para reactivar de a poco la economía local», agregó.

Según Montenegro, «la idea es comenzar a reactivar la economía de la ciudad, porque los comerciantes son uno de los sectores más golpeados por las consecuencias de esta pandemia. Estas salidas no son para esparcimiento, porque no son vacaciones, no queremos que salgan a pasear» consideró, y concluyó: «Veremos cómo se desarrolla la jornada del domingo y luego evaluaremos los pasos a seguir. Toda decisión que tomemos será pensando en la salud de los marplatenses”.

Además desde el área municipal se indicó que cerca de seis mil comercios que estaban cerrados hoy pudieron abrir sus puertas.

Entre los rubros mas solicitados y los que tuvieron más demanda fueron las casas de venta de lanas, telas, indumentaria y electrodomésticos.

En una recorrida, Télam dialogó con comerciantes dedicados a la industria textil, indumentaria y otros rubros, y con clientes de los distintos comercios habilitados. “Luego de 50 días de tener mi negocio cerrado es toda una experiencia, que si se logra cumplir hará que podamos reactivarnos como pyme”, dijo Débora Decar, propietaria de tres locales de ropa, accesorios y bijouterie.

“Hemos tomado todas las medidas de precaución haciendo ingresar a la gente con barbijos, previa limpieza de su calzado y colocándole alcohol en gel antes de ser atendidas”, sostuvo.

Por su parte, Romina Lezme, empleada de una casa de venta textil ubicada en el microcentro, contó que “previo a levantar las persianas del local, ya teníamos una fila de cinco personas esperando para ser atendidas”.

“Desde que comenzamos a atender no hemos dejado de higienizar tanto el mostrador como la zona de caja y la entrada del local; las ventas fueron muy buenas”, agregó, al tiempo que se mostró optimista en que la reapertura «continúe con el paso de los días”.

Por otro lado, Germán Vega, empleado de una casa de deportes de la calle Güemes, dijo: “Hacemos pasar a la gente que hace fila en la vereda a medida que nos vamos desocupando, pero todo se está llevando a cabo con normalidad”. Con respecto a las ventas, Vega dijo que “por ser el primer día de prueba se puede decir que se ha vendido un 60% de lo que se vendía en épocas normales donde no existía esta pandemia».

Mientras hacía una fila en la vereda de un local de venta de lanas, la clienta Matilde Gubero destacó que “está todo muy bien organizado, se toma el distanciamiento establecido y los dueños hacen pasar dos personas por vez”.

“Si tomamos conciencia y cumplimos con todas las medidas de precaución creo que esta prueba piloto puede ser el puntapié para que se vayan abriendo otro rubos dentro de la ciudad”, dijo.

Por su parte, Analía Alonso, acompañada por su hijo Pedro de 10 años, afirmó: «Si los marplatenses cumplimos con todo lo que nos piden, en los próximos días saldré de compras con Catalina la hermana mayor”.

Comentarios Facebook