Surf: Argentina se entrena en Hawái con Tokio como meta

“La fuerza de la ola y el nivel del agua hacen la diferencia, y el clima es muy importante”, explicó Ignacio Gundesen.
Con el sueño de Tokio en el horizonte, el equipo preolímpico del surf argentino realiza un mes de preparación en las playas de North Shore de la isla hawaiana de Oahu de cara a los World Surfing Games 2021 de El Salvador. “Estamos aprovechando a full y entrenando con todo para buscar la plaza olímpica”, afirma Ignacio Gundesen, integrante del seleccionado.
El surf no escapó a los inconvenientes generados en todo el mundo por la pandemia, con suspensiones de torneos, reprogramaciones e incluso con varios meses sin poder ingresar al mar. “La verdad que estoy muy contento por la oportunidad, en estos tiempos difíciles nunca me imaginé que a fin de año iba a poder estar entrenando en Hawái”, dice Gundesen, quién fue campeón mundial junior en 2017.
El equipo argentino tiene la posibilidad de entrenarse en una de las mejores playas del mundo, con olas de aproximadamente cuatro metros, North Shore es sede de los torneos más tradicionales del surf profesional. “La fuerza de la ola y el nivel del agua hacen la diferencia. Es muy importante también el clima, nos permite entrenar una gran cantidad de horas y en cuero”, aclara “Nacho”, que hasta hace semanas se entrenaba con traje de neoprene en los 9 grados del agua de Mar del Plata.
Gundesen, es el más joven de la delegación que trabaja bajo las órdenes del coach Martín Lautaro y que también integran los bicampeones mundiales ISA, Leandro Usuna y Santiago Muñiz, y la campeona panamericana, Ornella Pellizzari. “Está bueno ser el más chico del grupo para aprender, tanto en lo deportivo como en lo personal. Siempre estoy compitiendo con ellos día a día en el agua, eso me ayuda en mi objetivo que es ir a buscar la plaza. Todo es posible”, confía el marplatense.
El gran objetivo son los World Surfing Games, que se disputarán en mayo de 2021 en El Salvador y entregan las últimas plazas para los Juegos Olímpicos de Tokio. Esa meta potencia el trabajo en equipo: “tenemos una muy buena relación todos y la pasamos joya. Todos buscando mejorar y que uno del equipo, al menos, se lleve la plaza y sea el representante de Argentina en la primera olimpiada del surf” se ilusiona el surfer formado en la Escuela “Costa del Sol”.
El seleccionado argentino sueña con que el año que viene haya un representante nacional en el debut del surf olímpico en la playa de Tsurigasaki. Para eso, deberán conseguir al menos una de las cuatro plazas masculinas o una de las seis femeninas disponibles en los World Surfing Games 2021. Pero como se ilusiona Nacho Gundesen, “todo es posible”.

Comentarios Facebook