Varios comerciantes del microcentro abrieron y atendieron a clientes en la vereda

Ante la llegada del Día del Padre, que se celebra este domingo, y la desesperación por aumentar sus ventas, varios comerciantes del microcentro de la ciudad se sumaron ayer al reclamo de los trabajadores del Mercadito Paraguayo y también abrieron con atención a clientes en la vereda, respetando el protocolo sanitario.
Muchos lo hicieron con temor de que llegue la Policía, teniendo en cuenta que había controles en todas partes debido a la visita del ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta a Formosa.
Vale recordar que el lunes, pese a las restricciones que rigen, locales del Mercadito abrieron sus puertas y empezaron a recibir clientes que aguardaban uno detrás de otro en las entradas de los locales. La modalidad en la zona céntrica fue idéntica y sobre todo los comercios de indumentaria recibieron clientes que esperaron su turno y se llevaron el regalo para sus padres.
En ese sentido, el Grupo de Medios TVO dialogó con empleados de comercios y con clientes, respecto a la “sorpresa” de que abrieron.
“Salí a comprar cosas, no esperaba que los comercios estén abiertos, sinceramente pensé que todo iba a estar cerrado, vine a pagar cuentas y ya estoy preguntado precios, mirando algunas cositas”, dijo un hombre que circulaba por la zona céntrica.
“Hay policías por todos lados, pero igual salimos con el temor, hay que trabajar, yo estoy comprando para revender. Los comercios del centro hace tiempo están cerrados, ahora muchos están abriendo y venden así desde la vereda, algunos me dijeron que les llegó la Policía, pero se retobaron para atender porque es el Día del Padre y tienen que vender, la gente se animó a venir, si la gente no viene por más que se rebelen los comerciantes no venden, pero esta vez hay gente”, indicó.
“Yo compro cosas para revender en mi barrio, me despidieron de mi trabajo y por eso hago esto, me rebusco en las redes sociales, no es que todo se vende rápido, hay que ser pacientes. Yo no vine a comprar, me encontré con las puertas abiertas y ya compré, no voy a estar saliendo todo el tiempo, compré todo lo que necesitaba y ya está”, dijo otra vecina.
“Me parece bien que abran sus puertas porque está difícil la situación para todos, ya es hora de que los dejen trabajar. Yo vine al centro a pagar cuentas y me encontré con algunos comercios vendiendo desde una mesa y me acerqué a comprar. Llevo regalitos para los padres de mi familia, a la gente también le hace bien salir, despejarse, estoy totalmente de acuerdo con este reclamo que hacen”, señaló otra clienta.
“Los comercios de venta de ropa son los que más respetan el protocolo, no entiendo realmente porqué no los dejan trabajar si cada día queda más demostrado que sí lo pueden hacer. Encima ahora por el Día del Padre todo el mundo quiere comprar un regalito. Me parece bien que abran”, opinó otra vecina.

Comentarios Facebook