Graciela Alfano implacable con Silvina Escudero: “Solo una burra puede creer que una cinta le va a solucionar sus problemas”

La ex vedette le envió un mensaje a la bailarina, quien la habría recibido con amuletos rojos durante su visita de la semana pasada a Los Mammones.
La semana pasada se reavivó un viejo entredicho entre Graciela Alfano y Silvina Escudero, a raíz de las relaciones que cada una de ellas tuvo con Matías Alé. Es que la ex vedette sorprendió al traer al presente los años de terapia y medicación que tuvo que atravesar para superar la ruptura con el actual panelista de Polémica en el Bar (América). Y apuntó contra Silvina Escudero, la bailarina con la que su ex se puso de novio poco tiempo después de que se separaran.
“Cuando él estaba en el Bailando…, fue muy tremendo. Esas dos personas estaban burlándose de mi persona, regodeándose y mirándome a mí…”, dijo Graciela. “Yo soy una mujer, pero al ser una diva, tengo un ego, pero no cómo que salgo y digo: ‘Soy la Alfano’. Pero cuando alguien, como es tu ex, te rompe el orgullo, te rompe tu carrera, se regodea, como diciendo: ‘Me acuesto con cualquiera, sos una vieja de mierda’… Fue una cosa espantosa, de una misoginia que no tenía perdón”, agregó.
En pleno cruce, Alfano visitó a Jey Mammon en Los Mammones, programa en el que Escudero es panelista. Y ante el encuentro, el conductor decidió “no hacerse el boludo” y preguntarle a Graciela si finalmente “está todo bien” con Silvina. “Sí, yo estoy muy bien. Además, quiero aclarar que yo no tengo nada contra ella”, dijo la invitada.
Y explicó: “Yo lo que tenía era un tema con mi ex pareja. Además, lo tengo que aclarar que a mí, hoy, no me pasa nada. Lo que quise aclarar en su momento es que yo me hice la banana. ¿Viste cuando te hacés la diva banana? Y entonces estás muerto por adentro, pero vos decís: ‘No, soy la mejor de todas’. En ese momento yo sufría realmente mucho. Me pareció que abrirme y contarle al público, que siempre estuvo conmigo, la verdad de lo que yo pasaba”, dijo Graciela.
Además, señaló que la separación de Alé fue “un esperpento”, mismo calificativo que utilizó para el Bailando por un sueño que compartió con Matías y Silvina, con las cosas todavía demasiado frescas. “Ese programa fue un esperpento, en el que ocasionalmente estaba Silvina. Ella era un apéndice, era alguien que estaba. Pero yo no tenía con ella una relación, ella no me debía nada”, cerró Alfano.
Luego, tomó la palabra Escudero, quien mantuvo esa línea conciliatoria: “Yo me quedo con las palabras de Graciela. Me acuerdo que vino a La Cocina del Show y me pidió disculpas, porque yo también la pasé muy mal en esos momentos. Caducó, ya pasó hace 15 años. Yo no tenía nada que ver, era un tema de ellos. Cuando conocí a esa persona, él ya había salido con un montón de mujeres antes que yo”, dijo sin mencionar Alé.
“Las quiero aplaudir a las dos porque pusieron mucha onda y no pasó nada”, cerró Mammon, quedándose con las palabras de ambas.
Pese a esto, parece que la buena onda que había en el estudio no fue tal. Este lunes en Intrusos (América) notaron que Silvina Escudero tenía en su mano izquierda una cinta roja, el típico amuleto utilizado para combatir la envidia. “Se puso cinta, se puso pulsera roja, un pantalón rojo, los labios bien rojos… ¡y dicen que hasta la bombacha era roja! Todo rojo”, señaló el conductor Rodrigo Lussich.
Así, la panelista Marcela Baños contó que le mandó unos mensajes a Escudero para entender el significado de tanto rojo en su prenda. “Yo le pregunté por esto y ella contestó: ‘¿Cómo se dieron cuenta? Están en todas’. Entonces le pregunté: ‘¿Te la pusiste especialmente?’. ‘Jajajaja’, me respondió. Ella no desmiente, pero tampoco afirma… yo lo tomo como un afirmativo”, analizó Baños.
“Esto desata una furia, la de Alfano”, acotó Evelyn Von Brocke, quien le consultó a Graciela cómo se tomó esta actitud de Silvina. Y le mandó un lapidario mensaje a la panelista: “Solo una burra puede creer que una cinta le va a solucionar sus problemas. Yo tengo una fórmula mejor: que le crezca el cerebro”, disparó la diva al respecto. “Jajajajajaja”, cerró con ironía.

Comentarios Facebook