Municipios de Pirané y Palo Santo integran sus capacidades para recomponer la economía local

Equipos viales de las comunas de Pirané y Palo Santo, continúan desarrollando intensas tareas en apoyo de los cientos de ladrilleros radicados en la zona de la primera de esas comunidades, muy afectados por la paralización de sus actividades, por la implementación del protocolo de seguridad nacional armado para enfrentar a la pandemia que desató el coronavirus.
En los últimos días, el intendente de Palo Santo, Raúl D’Zakich, aceptó un pedido de su par de Pirané, Mario Diakovsky, y de inmediato envío a la localidad vecina una retroexcavadora grande, la que se integró a un grupo de equipos viales que estos días trabajan en la remoción, carga y traslado de tierra. Se trata de la materia prima básica para los ladrilleros, muy afectados en los últimos años con la brutal caída de la obra pública y, en menor proporción, la privada.
El circuito económico de Pirané tiene entre sus principales aportantes a las poco más de 500 familias de ladrilleros, que además del facto político vienen de superar una dura caída en la producción y en la venta por las inundaciones del año pasado.
El intendente Mario Diakosvky, fue electo el año pasado, y a poco de asumir dejó claro el valor que para su gestión tiene el ladrillo: «Mi eje de gestión será el sector ladrillero», dijo.
«Uno de los sectores productivos más olvidados es el ladrillero, pero estoy trabajando en eso ya que nunca le dieron lugar; a mi proyecto lo voy a cumplir porque es sencillo, viable y voy a luchar por las familias ladrilleras», reafirmó.
En esta parte de la provincia, se genera un buen porcentaje de los millones de ladrillos que anualmente utiliza el Gobierno provincial para las obras públicas y que logran una valiosa inyección económica al sector.
Mauro Agonil, activo miembro de la cooperativa de ladrilleros «El Hornero», reveló que esa organización nuclea a cien ladrilleros, y cada socio produce en temporada normal unos 10 mil ladrillos en promedio, o sea que mensualmente estamos hablando de varios millones de ladrillos mensuales. Y gran parte de esa producción se comercializa al gobierno, además de empresas privadas.
Los intendentes D’Zakich y Diakovsky esperan el fin del escenario desatado por el coronavirus para recomenzar el programa «Por Nuestra Gente Todo, Obras y Servicios Municipales», confirmado por el gobernador Insfrán, para recuperar la mano de obra que la anterior gestión no supo incrementar ni mantener.
Se trata de un aporte de $120 millones no reintegrable para financiar proyectos comunales con el propósito de generar mano de obra local.
La primera etapa del programa fue aplicada de manera eficiente en un 100% con obras de diferente naturaleza que han generado más de 800 puestos laborales; hubo una supervisión técnica, control en la aplicación de fondos y la rendición de los mismos, admitió el subsecretario de Hacienda y Finanzas, Miguel Antinori.
Por Nuestra Gente Todo, Obras y Servicios Municipales es una suerte de bálsamo a partir de la eliminación del Fondo, por lo que la recuperación del sector ladrillero resulta vital para la recuperación económica de Pirané.

Comentarios Facebook