Masters de Londres: Rafael Nadal perdió en su debut y ahora Novak Djokovic está más cerca de volver a ser el 1

A pura sorpresa arrancó el Masters de Londres, torneo que reúne a los mejores ocho jugadores de la temporada sobre la cancha dura del O2 Arena de la capital británica. A las caídas de Roger Federer frente a Dominic Thiem y de Daniil Medvedev ante Stefanos Tsitsipas, se sumó en el cierre de la segunda jornada la de Rafael Nadal​, número uno del mundo.
El español, que había llegado al torneo entre algodones por una distensión abdominal que amenazó con dejarlo afuera hasta último minuto, cayó por 6-2 y 6-4 frente al alemán Alexander Zverev​, séptimo del ranking y campeón defensor, en un partido en el que se lo vio lejos de su mejor versión.
La derrota de Rafa le puso más emoción a la lucha que mantiene con Novak Djokovic por finalizar el año como número uno del mundo. Es que ahora la distancia entre ambos es de apenas 440 puntos y todo depende de Nole.
Si el serbio, que lideró el ranking hasta el lunes pasado y debutó en Londres con una victoria ante el italiano Matteo Berrettini, se consagra campeón invicto, despedirá la temporada en lo más alto. Y con ganar sus próximos dos partidos del round robin (enfrentará este martes a Thiem y luego a Federer), obligará a Nadal a levantar el título para no volver a ceder el «1».
El español tiene además un incentivo extra: nunca pudo gritar campeón en este torneo, que es la asignatura pendiente más importante de su gloriosa carrera.
Si lo consigue, se transformará en el segundo jugador en la historia en conquistar los siete títulos más importantes del tenis: los cuatro Grand Slams, el Masters, la Copa Davis y el oro olímpico en singles. Hasta ahora, el único en haberlo logrado es el estadounidense Andre Agassi.
Había que esperar para ver si el mallorquín se había resentido de la lesión que ya lo había obligado a bajarse de las semifinales del Masters de París. O si la derrota ante Zverev, que tuvo una temporada irregular y no llegaba como favorito a este partido, no tuvo que ver con la molestia.
La respuesta la dio el propio Nadal: «No sentí ningún dolor en los abdominales. Puedo buscar razones o excusas para la derrota, pero la final lo que importa es que voy a necesitar jugar mucho mejor de ahora en adelante».
En la cancha, dio la sensación de que los problemas de Rafa no pasaron sólo por el servicio, el golpe que la distensión no lo dejaba pegar con comodidad. Su drive no lastimó como de costumbre y sus tiros no tuvieron la precisión suficiente para lastimar a un rival que fue claramente superior.
Sin margen de error, Nadal enfrentará el miércoles a Medvedev, uno de los grandes protagonistas de la temporada. En tanto, Zverev, que sumó su primera victoria ante el español en seis enfrentamientos y quedó como líder del grupo Andre Agassi, chocará el miércoles con Tsitsipas, el responsable de la otra sorpresa del día.
Es que en el primer turno, el griego (6° del ranking) se impuso ante justamente ante Medvedev, uno de los posibles candidatos a ganar el torneo, por 7-6 (7-5) y 6-4, en un triunfo que puede ser determinante para lograr la clasificación a semifinales.
​De estos dos jóvenes brillantes, Medvedev, de 23 años, es el que se encuentra en un momento de plena explosión. En este 2019 cumple la mejor temporada de su carrera y particularmente se terminó de destapar en el segundo semestre, en la etapa de canchas rápidas.
No sólo llegó a la final del US Open, donde perdió recién después de cinco sets contra Nadal, sino que además se llevó los títulos en los Masters 1000 de Cincinnati y de Shanghai. Antes se había impuesto también en los ATP de Sofía y San Petersburgo.
En el Masters, Medvedev tiene además la posibilidad de alcanzar por primera vez el tercer puesto del ranking, una chance que se había acrecentado luego de la caída de Federer este domingo. Por ahora Daniil está 485 puntos detrás del suizo, con lo que para superarlo deberá como mínimo llegar a la final.
Del otro lado, Tsitsipas, de apenas 21 años, parecía haber dado lo mejor de sí en el comienzo de la temporada, cuando consiguió los títulos en los ATP de Estoril y Marsella e incluso superó a Zverev y Nadal en el Masters 1000 de Madrid, para luego perder en la final frente a Djokovic.
En los duelos individuales había otro indicio favorable para Medvedev, ganador hasta hoy de los cinco enfrentamientos entre sí. El último de ellos, por 7-6 (7-5) y 7-5 en las semifinales de Shanghai. Pero nada de esto último pareció influir en el choque en el O2 Arena de Londres.

Comentarios Facebook