Un mundo nuevo

Nadie puede sustraerse a la posibilidad de sufrir las fatales consecuencias de lo que desate la locura humana en el otro lado del mundo. Cada individuo, aunque no lo quiera o no lo sepa, es protagonista del gran drama que vive la humanidad. El hombre se halla en el umbral de un mundo nuevo, lleno de infinitas e imprevisibles posibilidades, pero, asimismo, al borde de una hecatombe total. La decisión está en nosotros.

Comentarios Facebook