Menu
RSS

Los "chalecos amarillos" volvieron a protestar en un mes clave para el movimiento

Los "chalecos amarillos", que protagonizan una protesta desde mediados de noviembre en Francia, se manifestaron de nuevo este sábado, abriendo un "gran mes" de movilización para marcar el fin del "gran debate" lanzado por el presidente, Emmanuel Macron, en respuesta a su movimiento.

En París, varios cientos de personas se concentraron en el Arco del Triunfo y desfilaron por 12 km bajo una fuerte vigilancia policial. También se organizaron marchas en otros puntos del país, por la tarde, en ciudades como Marsella, Montpellier, Toulouse y Arles (sur), en Estrasburgo (noreste), Nantes (oeste) o Burdeos (suroeste).

En el norte, los organizadores llamaron a los "chalecos amarillos" de la región y de los países vecinos (Bélgica, Reino Unido, Luxemburgo, Holanda, Alemania) a "converger" hacia Lille. "La lucha es internacional", afirmaba el mensaje del evento en Facebook, traducido al inglés y al alemán.

En París, la multitud era menos numerosa que la de otros sábados, admitieron varios manifestantes, que tenían las esperanzas puestas en la protesta del 16 de marzo, presentada como una jornada clave.

El 16 de marzo coincide con el fin del Gran Debate nacional que el 15 de enero lanzó el jefe del Estado francés. Este último, muy criticado por los "chalecos amarillos", que reclaman su dimisión, organizó una consulta nacional sin precedentes, de dos meses de duración, para intentar responder a la ira de los manifestantes, recabando las inquietudes de los franceses.

El debate, que dio lugar a 10.000 reuniones en Francia y más de un millón de aportaciones por internet, fue tachado de "farsa" y de "campaña de comunicación" por numerosos "chalecos amarillos".

"El 16 será decisivo", declaró Raymond, técnico de mantenimiento de 55 años, que desde el 17 de noviembre acude a París cada sábado para manifestarse.

Aunque Macron afirmó el viernes que "un buen número de franceses" ya no "comprendía ese movimiento", Cathérine, jubilada, consideró que la movilización no ha perdido fuelle. Muchos franceses "son 'chalecos amarillos en su interior', no necesitan estar presentes físicamente", sostuvo.

El atípico movimiento de protesta, apolítico y al margen de los sindicatos, surgió contra la subida de los carburantes y para exigir un mayor poder adquisitivo, pero con el tiempo ha extendido sus reivindicaciones.

El 17 de noviembre, 282.000 manifestantes participaron en el primer acto del movimiento, nacido en redes sociales. El pasado sábado, lo hicieron 46.000, de los que 5.800 lo hicieron en París, según las autoridades, unas cifras que los manifestantes suelen cuestionar.

Leer más ...

Los "chalecos amarillos" chocan con policías y vuelve el caos a las calles francesas

Sábado de agitación en París, ya que a la explosión en una panadería con muertos y heridos, se suma ahora el choque entre los "chalecos amarillos" y policías en la zona de los Campos Eliseos.

Centenares de manifestantes intentaron derribar las vallas en la avenida Friedland, que va de la plaza Etoile al Arco del Triunfo, y los uniformados respondieron con gases lacrimógenos.

Es la novena concentración de "chalecos amarillos", que también se concentran en otros puntos del país. En Bourges, centro, la manifestación suma cinco mil participantes.

El gobierno preveía “un regreso a un nivel de movilización similar al que se vio antes de las vacaciones de Navidad", señaló el Director General de la Policía Nacional (DGPN), Éric Morvan, en la radio France Inter, en referencia a este movimiento de protesta que agita Francia desde hace casi dos meses.

"Creemos que la movilización será más importante que el sábado pasado y que los grupos presentes serán más radicales", abundó el prefecto de la policía de París, Michel Delpuech, en la cadena de noticias CNews.

El sábado pasado unos 50.000 "chalecos amarillos" salieron a manifestar en toda Francia - de los cuales 3.500 marcharon en París, una cifra en aumento con respecto a finales de diciembre, pero muy por debajo de los casi 300.000 que participaron en las protestas a mediados de noviembre.

El movimiento de los "chalecos amarillos", llamados así porque usan esa prenda para salir a protestar, empezó como una manifestación contra el alza del precio de los combustibles, pero ha derivado en una revuelta contra las políticas del gobierno del presidente Emmanuel Macron.

Para intentar calmar los ánimos, el mandatario centrista ha anunciado una serie de medidas, valoradas en 10.000 millones de euros, para aumentar el poder adquisitivo y reducir la presión fiscal, que incluye el aumento de 100 euros del salario mínimo. Pero aunque el número de participantes en las protestas ha caído en las últimas semanas, la movilización continúa.

La octava jornada de protestas de este colectivo antigobierno, que reúne a franceses de las clases populares y medias, volvió a terminar con episodios de violencia callejera.

"Observamos semana tras semana una tendencia hacia un comportamiento cada vez más violento", de "pequeños grupos", apuntó Delpuech. Según él, estos grupos tienen en la mira los "lugares de poder".

Se desplegó un importante dispositivo de seguridad - similar al de mediados de diciembre - compuesto por 80.000 policías y 14 vehículos blindados de la gendarmería.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

Loterias

Copyright Categorías Contacto Enlaces

Copyright © 2019 Formosa Expres. Todos los derechos reservados.

Nacionales

Francotirador

Internacionales

Locales

Deportes

Policiales

Espectáculos

Opinión

Edición

Contacto

Formosa Expres Diario de la Provincia de Formosa, República Argentina.

Oficina Comercial, Talleres Gráficos y Redacción: Av. Italia Nº 1876

Teléfonos: 3704430568

Facebook

Twitter

YouTube

RSS

Expres Mobile